Las sucesiones en los test psicotécnicos

Sucesiones de letras y números para test psicotécnicos de oposiciones

Las sucesiones son uno de los ejercicios psicotécnicos más interesantes y productivos que existen, pues se ponen en práctica la lógica, el razonamiento y el cálculo.

Por esa razón, las emplean las administraciones en las oposiciones para optar a una plaza de empleo público y toda clase de empresas en los procesos de selección de personal.

Por ejemplo, esta lista de números es una sucesión: 2, 3, 5, 8, 13…

Para resolver sucesiones, debemos averiguar cómo continúan o se completan, por ejemplo, ¿sabrías continuar la sucesión anterior?

El siguiente número es el 21, pues siguiendo la regla de Fibonacci, cada nuevo número es la suma de los dos anteriores (2 + 3 = 5; 3 + 5 = 8…).

Antes de ver otros ejemplos, sigamos con algunos conceptos interesantes.

¿Sucesiones o series?

De forma coloquial, las palabras sucesión y serie, suelen utilizarse indistintamente para referirse a un conjunto de elementos relacionados entre sí. Sin embargo, la mejor palabra para describir las que nos encontramos en los test psicotécnicos es sucesiones, puesto que matemáticamente, serie es la suma de los términos del conjunto.

En nuestro ámbito, a cada elemento de la sucesión lo llamamos término, y al sentido existente entre los términos, o las operaciones que los enlazan, lo llamamos ley.

Tipos y ejemplos de sucesiones

 

Existe una infinidad de tipos de sucesiones posibles según se combinen su forma y la relación entre sus términos.

Según la forma en la que se muestren, pueden ser números, letras, fracciones, fichas de dominó, figuras, patrones de dibujos, polígonos, colores, etc.

De todas estas formas, las sucesiones de números y letras, son las más habituales en los test psicotécnicos y las más eficientes para entrenar las capacidades de quienes estén preparando una oposición.

Las sucesiones, sea cual sea su forma, muestran un determinado tipo de relación entre sus términos, aunque lo más habitual es que sean  matemáticas o de pensamiento lateral.

Sucesiones con relación matemática

En estas sucesiones podrán encontrarse, tanto en letras como en números, cualquier operación, como sumas, restas, multiplicaciones, divisiones y potencias. Por ejemplo, esta comienza en 2 y multiplica por 2 cada término:

2 , 4 , 8 , 16 , 32 …

Si nos fijamos en las sucesiones de letras, el abecedario en sí mismo es una sucesión, si atendemos a la posición que ocupa cada letra:

A (1), B (2), C (3), D (4), E (5), F (6), G (7), H (8), I (9), J (10), K (11), L (12), M (13), N (14), Ñ (15), O (16), P (17), Q (18), R (19), S (20), T (21), U (22), V (23), W (24), X (25), Y (26) y Z (27).

Después comienza de nuevo con la A, pero la sucesión continúa, por lo que equivale al 28, y así sucesivamente. Aquí tienes una sucesión de letras y su equivalente en números:

B , D , H , O , E …
2 , 4 , 8 , 16 , 32 …

Por ejemplo, si sumamos 2 desde el inicio del abecedario, obtenemos esta sucesión:

A , C , E , G , I …
1 , 3 , 5 , 7 , 9 …

De esta forma, empleando esta relación matemática entre las letras, resolveremos una gran parte de las sucesiones que sean de este tipo.

Calculadora de sucesiones matemáticas

Sucesiones de pensamiento lateral

Estas sucesiones tienen un planteamiento imaginativo o alternativo en lugar de matemático, por ejemplo:

  • Números que escritos empiezan todos por una determinada letra.
  • Números ordenados según la cantidad de círculos que se forman al escribirlos.
  • Las iniciales de una sucesión de palabras, como los días de la semana, los meses, los números enteros, los puntos cardinales, las notas musicales…
  • Palabras relativamente sencillas, de ámbito general.

Algunas de estas series podrían ser:

L , M , M , J , V …
U , D , T , C , C …
E , F , M , A , M …
L , I , B , R , O
R , A , T , O , N

Sucesiones con intrusa

Una sucesión puede a su vez, componerse de dos o más sucesiones, con sus términos intercalados de forma ordenada, y sin embargo, estas sucesiones no tienen porqué tener relación entre ellas, aunque en ocasiones así sea.

Por ejemplo, esto ocurre si el primer término es el inicio de una sucesión, el segundo es el inicio de otra, el tercero continúa la primera sucesión, etc.

Llamaremos principal a la sucesión de la que nos pregunten el término, e intrusa o intrusas, a las que se encuentren intercaladas con esta.

Por ejemplo, estos dos ejemplos incluyen dos sucesiones:

A , B , A , B , A , B
1 , 6 , 1 , 7 , 1 , 8 , 1 , 9

También puede suceder que una sucesión ocupe varios términos seguidos antes de la intrusa:

1 , 2 , 6 , 3 , 4 , 12 , 5 , 6 , 24 , 7 , 8 , 48 , ?

Aquí, las dos sucesiones son:

  • Principal: 1 , 2 , 3 , 4 , 5 , 6 , 7 , 8 , ?
  • Intrusa: 6 , 12 , 24 , 48

E incluso puede haber varias intrusas, como en la siguiente:

1 , 6 , 74 , 1 , 7 , 64 , 1 , 8 , 54 , 1 , 9 , 44 , ?

Aquí, las tres sucesiones son:

  • Principal: 1 , 1 , 1 , 1 , ?
  • Intrusa: 6 , 7 , 8 , 9
  • Intrusa: 74 , 64 , 54 , 44

La importancia de entrenar sucesiones

Las sucesiones son una herramienta de trabajo perfecta para preparar oposiciones, un gran desafío para quienes disfrutan con los retos mentales y resultan muy útiles para mantener las neuronas funcionando a pleno rendimiento.

Por ello, recomendamos que practiques todos los días y de forma variada, a ser posible con sucesiones de letras y de números. De esta forma, mejorarás progresivamente tus capacidades de lógica, razonamiento y  cálculo.

Si quieres dominar al máximo este tipo de ejercicio, puedes hacerte con un ejemplar de El Gran Libro de las Sucesiones, que contiene 2300 sucesiones explicadas.

Compartir: