Cómo recordar los nombres de personas que acabas de conocer

Imagina la siguiente situación: Nuevo día, nuevo puesto de trabajo, nuevos compañeros, y te toca memorizar sus nombres. Sabes perfectamente que es una tarea complicada, y tener que preguntarlos de nuevo cada vez que te diriges a ellos puede dar reparo.

En esta entrada explico el método que te permitirá memorizar los nombres de todas las personas que acabes de conocer y quieras recordar.

Situaciones

Normalmente después de preguntar dos o tres veces el nombre a la misma persona, si todavía no lo recordamos, ya no lo preguntamos más. Incluso aunque haya personas que empaticen con la situación, sabemos que no sienta bien.

Esto es porque si alguien recuerda un nombre a la primera, se considera que ha prestado atención, y en caso contrario, se considera que no le interesa recordarlo.

Esto es una verdad a medias:

  • Lo cierto es que si no se presta atención a una información es imposible recordarla.
  • Sin embargo aunque se le preste atención no necesariamente se puede recordar, pues no podemos memorizar de forma consciente lo que queramos sin un método.

¿Por qué es tan difícil?

En primer lugar, porque un nombre es una palabra sin una imagen concreta. Por ejemplo, la palabra “Roberto” no dispone de una imagen al contrario que la palabra “plátano” que sí la tiene.

Plátano y memoria

En segundo lugar, porque no se puede razonar. Aunque sí se puede deducir en la mayoría de los casos, si se trata de un nombre femenino o masculino.

La dificultad aumenta cuanto mayor es el número de nombres a memorizar en un mismo intervalo de tiempo y todavía más si estos nombres son comunes.

Sistema convencional

Si no conoces ningún método, lo normal es que intentes memorizarlos a fuerza bruta, pero de esta forma solo conseguirás recordar varios nombres, o incluso ninguno.

También puedes recurrir a argumentar que los nombres no se te dan bien. Por cierto, estrategia muy utilizada que va bien para no tener reparo en volver a preguntarlos, pero no es una solución al problema.

Método

Este método combina la transformación de palabras y el método de asociación inverosímil. Los conceptos que hay que asociar son el nombre y una característica de la persona.

Por un lado está el nombre, que tienes que transformar a una palabra visualizable. Por ejemplo, para el nombre “Salva” se me ocurre la palabra “salvavidas” y puedo imaginar el típico aro naranja de los barcos.

Barco y salvavidas

En cuanto a la característica, hay que elegir entre un objeto como por ejemplo: si lleva gafas, un jersey, zapatos llamativos, una corbata…, o un rasgo inconfundible como por ejemplo: el pelo, la altura, la nariz… Será suficiente con escoger uno de los dos.

En el caso de los objetos es posible que una persona vista con traje y corbata un día y al día siguiente lo haga con otra indumentaria. No te preocupes, el nombre no se te olvidará porque en la asociación también se incluye a la persona, tal y como veremos en el ejemplo.

Utilizar este método para recordar nombres hará que ganes confianza, evitando frases como “los nombres no se me dan bien”.

Ejemplo guiado

Imagina que eres contratado por una empresa y quieres recordar a la primera el nombre de las personas que forman parte de la plantilla. Para ello, con cada persona a la que te presentes, tendrás que hacer lo siguiente:

  • Primer paso: Transformar su nombre a una palabra visualizable.

—Hola, yo soy Elena.

Para “Elena” voy a utilizar “Helado”, porque fonéticamente empieza igual y así resulta más sencillo relacionar las palabras.

  • Segundo paso: Fijarse una característica de la persona.

Elena lleva puestas unas gafas.

  • Tercer paso: Asociar los resultados anteriores incluyendo a la persona.

Ahora visualizo a Elena comiéndose un helado, concretamente un cucurucho con una bola encima, y sin ninguna razón se lo estampa en las gafas, lo que le dificulta un poco la visión.

Consejos

  • Para ganar tiempo puedes hablar con ellos o hacer algún comentario mientras aplicas el método.
  • En el caso de reírte por la asociación que has imaginado, puedes contarle a la persona lo que has hecho para recordar su nombre, básicamente para evitar malos entendidos.
  • Llámales por su nombre desde el principio para asentarlo en la memoria lo más rápido posible.
  • Como opción puedes crear un casillero mental de nombres para transformarlos más rápido, pero no es necesario, yo no dispongo de ninguno, pues prefiero ser creativo en el momento.

 

¿Qué te ha parecido la entrada? ¿Utilizas otro método para recordar nombres?

Comparte tu experiencia en los comentarios.

Compartir: